sábado, 17 de abril de 2010

José Miguel Azpeitia, el Motrileño que quería ser artista. Tira 9:

7 comentarios:

Rey David dijo...

Aquí se plantea la filosofía del escritor vienés del siglo XIX Otto Weininger, en cuya obra "Sexo y carácter" nos dice que cada individuo odia lo que en cierta forma es.

El Motrileño odia a sus decadentes semejantes porque en cierta forma él es como ellos y su auto-desprecio (quizás subconsciente) le convierte en un asesino de masas-¡Ay, la siempre despreciable masa!- y por supuesto, a sí mismo, como se mató Otto Weininger por su antisemitismo y homofobia siendo él judío y homosexual.

Todos lloraremos viendo como este ser despreciable mata a su conciencia (el rapero), se lo garantizo yo a ustedes.

Un saludo!!

Nicolás Castell dijo...

Ja, ja, ja.

Todo puede llegar a pasar, pero Marcos Jiménez (el rapero) es duro como el acero. No se deja doblegar por nada.

A ver cómo sigue la cosa, gracias por estos espléndidos comentarios. A Otto Weininger lo he tenido presente, ciertamente.

¡Un saludo!



A los demás lectores: ¡Comentar cosas!

Miguel Ángel Vázquez Vera dijo...

nazi

Nicolás Castell dijo...

Miguel Ángel: Mis inclinaciones políticas no son de su incumbencia.

ilde dijo...

nazi

ilde dijo...

xD

Nicolás Castell dijo...

XD, malditos cretinos.